BWV74 (Subtítulos en Español)

BWV74 (Subtítulos en Español)


QUIEN ME AMA GUARDARÁ MI PALABRA Quien me ama guardará mi palabra Quien me ama… Quien me ama guardará mi palabra
y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos
en él nuestra morada. Quien me ama guardará mi palabra
y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos
en él nuestra morada. Quien me ama guardará mi palabra
y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos
en él nuestra morada. Quien me ama guardará mi palabra
y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos
en él nuestra morada. Quien me ama guardará mi palabra
y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos
en él nuestra morada. Ven, ven, mi corazón está abierto para ti. Ven, ven, mi corazón está abierto para ti. ¡ah, que él sea tu morada! Yo te amo, y por lo tanto espero que tu palabra penetre en mí; pues el que te busca, te teme, te ama y te alaba, lo hace también con el Padre. No dudo de que soy escuchado para que pueda consolarme en ti. No dudo de que soy escuchado
para que pueda consolarme en ti. La morada está lista. Encontrarás un corazón entregado solo a ti, por lo tanto no me hagas sentir
que piensas abandonarme. ¡Jamás dejaré,
ah, jamás, que suceda! Me voy, pero volveré a vosotros. Me voy, pero volveré a vosotros. Me voy, pero volveré a vosotros. Si me amaseis, os alegraríais. Si me amaseis, os alegraríais. Venid, apresuraos, tocad y cantad ¡Venid! ¡Apresuraos! Venid, apresuraos, tocad y cantad
con alegres y gozosos acentos. El glorioso Hijo de Dios se va,
pero regresará. Mientras tanto, Satán tratará
de infamar a los tuyos. Será un obstáculo para mí, pero yo creo en Ti, Señor. Mientras tanto, Satán tratará
de infamar a los tuyos. Será un obstáculo para mí, pero yo creo en Ti, Señor. Venid, apresuraos, tocad y cantad
con alegres y gozosos acentos. El glorioso Hijo de Dios se va,
pero regresará. No hay condenación para los que
están unidos a Cristo Jesús. Nada puede salvarme Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Tu sufrimiento y tu muerte
me hacen Tu heredero, y me río de la furia de Satanás. Tu sufrimiento y tu muerte
me hacen Tu heredero, y me río de la furia de Satanás. Tu sufrimiento y tu muerte
me hacen Tu heredero, y me río de la furia de Satanás. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nada puede salvarme
de las cadenas infernales, sino tu sangre, Jesús. Nadie aquí en la tierra es digno de estos dones; no hay mérito entre nosotros. Sólo cuentan el amor y la gracia que Cristo ha ganado para nosotros con penitencia y tormento

You May Also Like

About the Author: Oren Garnes

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *