BWV46 (Subtítulos en Español)


MIRAD Y VED SI HAY ALGUN DOLOR COMPARABLE Mirad y ved Mirad y ved si hay algún dolor comparable
al dolor que ha caído sobre mí, pues el Señor me ha colmado de aflicción
en el día de su furiosa cólera. ¡Laméntate, ciudad de Dios destruida, montón de piedra y ceniza! Que corran ríos de lágrimas, pues te ha sobrevenido una irreparable pérdida: la del favor del Omnipotente, del cual
fuiste privada por tu culpa. Fuiste juzgada como Gomorra aunque no aniquilada. ¡Cuanto mejor si hubieras sido destruida, que oir ahora en tu suelo blasfemar
a los enemigos de Cristo. No atendiste las lágrimas de Jesús, atiende ahora la marea de desgracia, que tu misma atrajiste sobre ti, pues Dios, luego de gran paciencia, rompe su vara para dictar sentencia. La tempestad de lejos anunciada La tempestad de lejos anunciada
estalla ahora con sus rayos. y será insoportable para ti, pues el cúmulo de los pecados ha encendido la venganza y ha preparado tu ruina. pues el cúmulo de los pecados ha encendido la venganza y ha preparado tu ruina. La tempestad de lejos anunciada
estalla ahora con sus rayos. Pero no os imaginéis, pecadores que sea sólo Jerusalén la que está
llena de pecado de otros. Vuestra sentencia ha sido escrita: Puesto que no mejorasteis y a diario los pecados aumentan, de horrible manera habréis de morir. Sin embargo Jesús quiere, Sin embargo Jesús quiere, aun con el castigo, ser escudo y auxilio de los justos: Él los reúne como sus ovejas, como sus polluelos, amorosamente; Sin embargo Jesús quiere, aun con el castigo, ser escudo y auxilio de los justos: Él los reúne como sus ovejas, como sus polluelos, amorosamente; Él los reúne como sus ovejas, como sus polluelos, amorosamente; y si la tormenta de la venganza castiga a los pecadores, ayuda a los justos a estar seguros. Oh gran Dios de fidelidad, pues que ante ti nadie vale sino tu hijo Jesucristo, que tu cólera apacigua, mira sus heridas, su tormento, su angustia y su dolor, y concédenos por Él no ser castigados por el pecado.

You May Also Like

About the Author: Oren Garnes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *